Démosle forma al futuro de la educación juntos. Programar una llamada

Blog

Nunca debemos “regresar” a la escuela

En marzo de 2020, se trazó una línea en la historia de la educación. Por un lado, está el antes: comunidad, aulas, círculos de lectura, latas de lápices compartidas sentadas en escritorios agrupados estrechamente, chocar las manos y abrazos, papel, sonrisas. Por otro lado, está el después, el estado actual del aprendizaje: remoto, híbrido, concurrente, asíncrono, días llenos de Zoom, listas de reproducción, máscaras, estaciones de desinfección, carpas al aire libre, días alternos, cápsulas. Una cosa con la que todos podemos estar de acuerdo es que cruzar la línea del antes al después fue abrupto y desafiante. Ha dejado a educadores, estudiantes y padres exhaustos y anhelando un verdadero momento de regreso a clases.

Y, sin embargo, no debemos “retroceder”. El caos de la transición y los meses siguientes crearon el espacio para liberarse del aprendizaje convencional. Tuvimos que renunciar a algunos de nuestros queridos sellos distintivos: dejar las pruebas como el principal medio de evaluación, dejar el ritmo y las gráficas de secuencia, dejar la gestión convencional del aula. Ese viernes 13 de marzo marcó el comienzo de un período aterrador de dejar atrás lo viejo y ser forzados a salir de nuestras zonas de confort en las aulas tradicionales. No puedo dejar de pensar en el soliloquio de Hamlet, "Ser o no ser". Cuando exploramos este momento en el que Hamlet sopesa los asaltos de la vida con los temores de la muerte, mis alumnos y yo indagamos en esta imagen: " En ese sueño de muerte, qué sueños pueden surgir, cuando nos hayamos desprendido de este envoltorio mortal, debemos tomar una pausa, ahí está el respeto que hace que una vida tan larga sea una calamidad”. Como educadores, hemos tenido tanto miedo de deshacernos de la bobina convencional de la educación, tanto miedo de lo que pueda surgir de la innovación: la pérdida del "control" de nuestras clases, la priorización de la personalización, la pérdida de la prioridad que han tenido las pruebas estándares, que los maestros han continuado a sabiendas sus ataques.

El desencadenamiento que se nos impuso durante la transición pandémica ha coincidido con una mayor conciencia de los ataques de la educación convencional, especialmente en los estudiantes negros y latinos. Si el rápido lanzamiento a lo desconocido ha aportado alguna claridad, ha sido en el ámbito de la inequidad racial. Este es un lado positivo de la línea trazada a lo largo de la historia educativa en marzo de 2020.

¿Qué pasa si nunca volvemos a como eran las cosas... y en su lugar, nos comprometemos a ir hacia lo que podría ser? Solo estamos vislumbrando un regreso masivo al campus en el horizonte, un destello, tal vez incluso un espejismo, pero es algo en lo que podemos orientarnos. Los maestros no son ajenos a imaginar y diseñar momentos de regreso a la escuela. Al determinar nuestra mirada en este momento, hagámoslo con los siguientes compromisos de lo que podría ser en una nueva era de la educación:

Equidad primero

Mi colega Dee Lanier nos recuerda con frecuencia a nuestro equipo que debemos comenzar con la equidad. Si cada líder escolar y maestro otorga su mayor prioridad al compromiso con la equidad racial por encima de las medidas de evaluación tradicionales, podemos comenzar a transformar nuestras aulas en espacios relevantes y atractivos para los estudiantes a quienes hemos desestimado durante demasiado tiempo.

Aprendizaje Combinado = Aprendizaje

En la era del “antes” de la educación, había un término llamado “ed tech” y otro llamado “blended learning”. En la era del “después”, estos términos deberían convertirse en sinónimos de simplemente “aprender”. La transición a estructuras remotas e híbridas proporcionó un estudio rápido en el aprendizaje asíncrono y sincrónico y los modelos de aprendizaje combinado a través de los cuales cada uno puede equilibrarse para lograr un aprendizaje más personalizado. Esta debería ser la norma de aprendizaje.

Agencia de estudiantes

Los estudiantes suelen tener su agenciamiento innato aplastado por las convenciones de la administración del salón y el ritmo del plan de estudios en sus tempranas carreras educativas. En la era del “después”, hemos sido testigos tanto de los efectos perjudiciales de esta pérdida cuando los estudiantes luchan por revivir su agenciamiento durante la transición temprana al aprendizaje remoto y de la importancia crítica del agenciamiento estudiantil para el éxito dentro y fuera del salón de clases. Otro regalo de la era de la pandemia fue la ilustración vibrante de la demanda de pensamiento crítico y resolución rápida de problemas como una habilidad preparatoria para el futuro. No podemos darnos el lujo de sofocar el agenciamiento estudiantil ya que nuestro mundo demanda más y más de esta habilidad.

La vieja forma de aprender murió en marzo. Si podemos hacer esto, realmente cambiar nuestra bobina convencional de educación, podemos tener una oportunidad real de dar a luz a una era sostenible de equidad educativa e innovación.

Share this with others